Blanco y sueco.

Ser político implica el desarrollo de la facultad de hablar de cualquier cosa, se sepa de ella o no. La capacidad de improvisación y el desparpajo en el verbo camuflan casi siempre esa falta de profundidad en el conocimiento.

Confundir a Ibaka (jugador de baloncesto nacido en el Congo que pronto será español) con Ikea más que falta de conocimiento significa improvisación, prisas y demasiadas cosas en la cabeza. Pero al menos es un error que no nos cuesta dinero y que nos puede hasta resultar divertido.

¿O tal vez la perversa mente de Pepiño está soñando con nacionalizar la firma sueca? De ser así podríamos pedir que a partir de ahora, si se tienen que redecorar los ministerios, lo hagan con los funcionales y económicos muebles de Ikea. Y de paso que sea Ibaka quien los monte, porque no me imagino a Leire, Carme y José Luis dándole a la llave allen.

 

 

Demostrado: Murdoch no es un ángel.

Si pillaran esta imagen los psicólogos americanos que a mediados del siglo pasado le veían poderes infinitos de persuasión a la publicidad -por su vertiente subliminal-, se frotarían las manos.

¡Qué colocación estratégica la del cámara que encuadra! La cabeza de Murdoch y el cuello de alguien que está tras él.

Pero ¡qué caray! yo no veo un cuello, veo unos cuernecillos. O sea una especie de demonio de guante blanco (de cuerno blanco) que sabe que tiene poder como para evitar sustos.

En las finanzas, en la política,… en todos los lados hay demonios y lucifercillos, pero esta vez, al protagonista se le han visto los cuernos.

¿De verdad saben como acabar con el paro? ¿O eso vendrá solo?

He seguido con cierto estupor parte de algunos discursos en la toma de posesión de presidentes de comunidades autónomas y de ayuntamientos tras las últimas elecciones. Me ha sorprendido que, casi sin excepción, todos hablan de la lucha contra el desempleo como principal objetivo de su mandato.
Y claro, uno se pregunta ¿pero la culpa del paro no es mayoritariamente de Zapatero y de su gobierno?
Llevamos años escuchando el látigo de que el culpable de la profundidad de la crisis es la falta de conocimiento y el desacierto de las medidas del gobierno. O sea, la culpa es del gobierno. Y ahora resulta que los ayuntamientos y las comunidades autónomas tienen recursos para poder luchar contra el paro. Pues luchen. Pero también repartan responsabilidades que, como vemos en el gráfico (primer trimestre 2011), las tasas de desempleados no entienden de tendencias políticas . Y hay buenos y malos datos en todos los bandos (mirad sino la similitud entre Extremadura y Valencia).

Y al final pasará lo que pasa siempre, la situación global mejorará y al cabo de un tiempo mejorará la nuestra, esté quien esté en el poder.

¿Para qué sirve un micrófono?

Practicamente todo el mundo lo sabe, pero viendo estas imágenes parece ser que siempre hay excepciones.

El recientemente nombrado alcalde de Pamplona ha sido el encargado de poner el marcha las fiestas de San Fermín 2011 y ha dado paso al «chupinazo». Tal vez por nerviosismo o directamente por ignorancia, pero ha dado una imagen bastante rústica.

Teniendo unos micrófonos conectados a potentes amplificadores que a su vez desplazan el sonido hasta unos inmensos altavoces, gritar como un poseso es del todo innecesario además de antiestético.

Seguramente la instalación del equipo de sonido habrá costado un dinero que el machote alcalde pretenda ahorrarse el año que viene.

En cualquier caso, revisando el vídeo me crece la sospecha de que desconoce para qué sirven los micrófonos. Pero aún más grave es que piense que sin ellos su voz, pese a los bramidos, llegaría hasta el pueblo enfervorizado.

En fin. Confirmamos una vez más que inteligencia y política son dos conceptos que van unidos en muy contadas ocasiones. Hoy no ha sido una de ellas.