El tabaco mata. El IRPF y el IBI casi también.

Lucas. 9 años.

A esa edad es lógico saber muy poco de cigarrillos y menos aún de persuasión y comunicación.

El otro día, el mencionado Lucas interceptó una cajetilla de tabaco que pertenecía a un familiar. Le llamó poderosamente la atención el gran mensaje que allí aparecía: «Fumar mata».

Vino rápidamente hacia mí y me dijo: «No entiendo cómo quieren vender cigarrillos los de Marlboro si ponen en la caja FUMAR MATA. Tendrían que poner FUMAR DA GUSTO».

Unos días antes cayó en mis manos una cajetilla con una fotografía demoledora de un cuello totalmente deformado por el cáncer. Pensé que, en caso de ser fumador, no me resultaría nada agradable llevar esa foto en mi bolsillo. Lo comenté con fumadores y todos reconocen lo mismo, que han aprendido a no ver lo que allí se muestra. Sólo ven la forma rectangular y la marca.

¿Por qué no dejar a la conciencia y libertad de cada ciudadano la decisión de fumar sin tener que hacer esa exhibición obscena de mensajes y fotografías? Propongo que destinemos ese espacio para que sepan los impuestos que pagan con cada paquete (pero antes podríamos plantear subirlos un poco más en vez de arrearnos en el IRPF o el IBI. Porque al fin y al cabo, trabajar o vivir en una vivienda propia no mata. Fumar sí).

Wc, retretes, burócratas y encuestas que huelen.

 

El Instituto Nacional de Estadística ha enviado recientemente la encuesta para el Censo de Población y Vivienda 2011. Se trata de un estudio masivo, ya que se envía a tres millones de hogares. Además, respuesta es obligatoria, el incumplimiento tiene sanción económica. (Supongo que la sanción será para pagar el dineral que cuesta dicho estudio).

Para llevarla a cabo han creado una potente y cara plataforma online y han tenido que imprimir millones de documentos, miles y miles de toneladas de papel que en el caso de ciertas comunidades autónomas se recibe por duplicado (en castellano y en el otro idioma oficial de la comunidad).

El objetivo es conocer las características de la población y de la vivienda y así poder planificar los servicios públicos (los hospitales, escuelas, carreteras….).

El asunto es que en ella se hacen preguntas como éstas:

Como podemos comprobar, hay preguntas profundas como si en el hogar tenemos agua corriente, inodoro o ducha.

Gracias a la encuesta, nuestros burócratas podrán crear escuelas con más duchas para paliar la ausencia de las mismas en los hogares de los muchachos o reducir el número de inodoros si, de pronto, en 2012, descubrimos que nuestros muchachos tiene wc y retrete en casa y por lo tanto viene ya miccionados y excretados de casa.

La encuesta también dedica un buen espacio a la ocupación laboral de los habitantes de la residencia y es que saber si en las casas de un territorio concreto viven muchos carpinteros puede que estimule a nuestras autoridades a poner en los hospitales más médicos que sepan reimplantar dedos de manos cortadas por sierras radiales.

Señores funcionarios, estén ustedes tranquilos, aunque les recorten unos puntitos el salario y les retrasen un poquito más la paga extra, sus jefes van a acumular datos que les van a hacer la vida mucho más placentera. Casi seguro.

 

 

 

Tibia rota, tibia más valiosa.

Nada regresar a su habitación tras la operación de tibia, David Villa colgó un vídeo en internet para mostrar su estado de ánimo y su disposición a recuperarse con rapidez.

El contenido del mensaje es lógico y oportuno. Las formas…

¡Qué espontánea resulta su decisión de ponerse un «pijama» de adidas (su patrocinador)!

¡Qué discreto tamaño el del logotipo de adidas!

¡Qué casualidad que la mantita esté justo situada por debajo del logo!

¡Qué adiestrada su mano para impedir que sábana, manta muten su posición y entorpezcan la visión del bonito estampado de la prenda de vestir!

¡Qué inclinación de la camilla! Con los grados justos para que todo se vea bien. Eso es puntería y no la que tiene en el terreno de juego.

Amigos, lo de Villa es tan poco casual como parece.

En sólo cinco segundos de vídeo ya ves algo más que a Villa. Ves a su representante orquestándolo todo para que su pupilo esté en los medios y para que su patrocinador vea réditos pese a su obligada ausencia de los estadios.

No queramos pensar bien. Recordemos que el propio Villa tenía pactado un tipo de celebración de goles durante el mundial. Celebración que parecía un pase torero y que al firmar por el FC Barcelona se apresuró a decir que era un brindis. El mismo brindis que hacía en el spot de McDonalds que protagonizaba por esas fechas.

David Villa «vende» productos para el cabello de la firma Giorgi, helados Maxibon y cerveza Mahou además de las mencionadas hamburguesas. Es decir que es un diamante en bruto que su representante sabe explotar, incluso a las dos horas de ser operado de la tibia.

A estas alturas, adidas ya tendrá diseñada una escayola para su pierna con las tres barras que identifican la marca.

 

 

Investigación.

Hace unos días, una investigación de mercado hizo que muriera una campaña en la que teníamos depositadas fundadas esperanzas por su posible repercusión.

En paralelo estaba leyendo la recientemente publicada biografía de Steve Jobs escrita por Walter Isaacson. En ella hay dos reflexiones del creador de Apple acerca de las investigaciones de mercado.

«Creo que fue Henry Ford quien dijo una vez: „si le hubiera preguntado a mis clientes qué querían, me habrían contestado: ¡un caballo más rápido!„ La gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas. Por eso nunca me he basado en las investigaciones de mercado. Nuestra tarea estriba en leer las páginas que todavía no se han escrito«.

En otro apartado del libro podemos leer otra cita en la misma dirección:

«Le preguntaron (a Steve Jobs) si quería realizar una investigación de mercado y respondió: „No, porque los clientes no saben lo que quieren hasta que se lo mostramos„«.

Reconociendo que hay investigación muy útil, dejar en manos del consumidor las decisiones sobre qué anuncio emitir es delegar o eludir responsabilidad y eso no es ser director de marketing sino pasante de marketing.

Venganzas creativas IV

Se está convirtiendo en un clásico en este blog.
Tras Venganzas creativas, Venganzas creativas II y Venganzas creativas III llega Venganzas creativas IV.

Aunque en este caso con un matiz diferente. La venganza no es provocada por el creador de la pieza sino por la persona del diario que distribuye los anuncios en las páginas y por los maquetadores que, viendo la coincidencia entre el anuncio y la noticia, cerraron la boca (o el cerebro) para que se publicara así:

Por si alguien lee este post días después de ser publicado, advertimos que no es 28 de diciembre.

Si quieres ver las anteriores «venganzas creativas» aquí tienes los enlaces:

https://rafablasco.wordpress.com/2011/04/05/venganzas-creativas/

https://rafablasco.wordpress.com/2011/04/08/venganzas-creativas-ii/

https://rafablasco.wordpress.com/2011/10/27/venganzas-creativas-iii/