Tipos que separan el codo para hablar por teléfono.

Existe una clase de tipos que cuando están por la calle y reciben una llamada, hablan manteniendo el móvil pegadito a su oreja pero el codo tan elevado como pueden y separado a la máxima distancia posible de la cara.

Normalmente, esos tipos lucen un reloj enorme (a veces bueno, otras veces sólo pretencioso) y casi siempre gafas de sol con patillas extra anchas donde, invariablemente, se ve con claridad el logotipo de Gucci, Dolce &  Gabanna o Versace.

Se observa que, en ocasiones, dichos individuos visten una camiseta muy muy apretada marcando un biceps pronunciado. Si la manga de la camiseta, además de ajustada, es demasiado corta, asoma el tatuaje. Ahí la uniformidad desaparece, pues puedes encontrar signos chinos o tailandeses (cuyo significado creen conocer pero probablemente lo eligieron por la estética y el tatuador les «tradujo» lo primero que le pasó por la cabeza), cenefas varias (algunas simulando alambre de espino) o dibujos en general: piratas, cuernos, calaveras o incluso delfines. 

Si encuentras a uno de esos personajes, intenta escuchar su conversación de forma disimulada. Lo más probable es que llegues a la conclusión de que ni siquiera están teniendo una conversación teléfonica real. Es pose. Todo en ellos es pose.