Coldplay no es cool.

En el anterior post rescatábamos la curiosa coincidencia de los calificativos a Xavi y Busquets tras un partido del Barça contra el Madrid. Ese mismo diario (La Vanguardia del 18 de agosto) nos dejó la perla que hay más arriba.

En el consultorio de inglés -gestionado por Esade- conicidieron una persona con un nefasto inglés, con unos profesores (Gerry y compañía) muy pasotas que no se molestaron en aclarar el error (Coldplay es «cold…» no «Cool») y respondieron como si nada.

Muy pasotas o musicalmente muy incultos.

Good bye.

 

 

¿Descripción posicional o mental?

Hace unos días me reí mucho ojeando La Vanguardia. Concretamente las páginas deportivas. Era justo el día después del partido de la Supercopa que ganó el Barça.

En el diario tiene la costumbre puntuar el partido de los jugadores y hacer una pequeña reseña sobre su actuación particular. Esta es la del 18 de agosto:

Mirad ahora el calificativo que le dedican a Busquets y el que le decican a Xavi. A éste último le dedican un incuestionable «inteligente«. A su compañero un rotundo «retrasado«. Y dadas las mofas que en algún programa televisivo ha habido con el de Badia… Parece que el periodista responsable quería decir algo más que comentar su posición en el campo.

 

 

El pene pequeñito de Afflelou.

Desde hace unos días, cada vez que veo un anuncio de Alain Afflelou no puedo dejar de pensar en su presidente. Y en el tamaño del miembro viril de todos sus potenciales clientes.

Concretamente desde que La contra de La Vanguardia publicó una entrevista a Roger Ortuño (gastrónomo especializado en cocina japonesa).

En ella, al final, nos recomienda que no digamos Chin-chin al brindar en un restaurante japonés pues para los nipones significa «pene pequeñito».

La contra L.V.

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110802/54194387063/si-vamos-a-un-restaurante-japones-sorbamos-la-sopa.html

Justo al día siguiente de leer esta simpática entrevista volvía a ver que el óptico Afflelou vuelve a bombardearnos con su Chin-chin. Y claro, uno no puede dejar de pensar en la cancioncita con otra letra: «Pene pequeñito con Afflelou».

Me pregunto, ¿habrá japoneses que compren en esa óptica?