¿124 insensatos o el hambre aprieta?

Veo con sorpresa en Linkedin una oferta para la dirección creativa de una empresa multinacional. Curioseo porque algunos conocidos me han dicho aquello de «si te enteras de algo…».

En el momento que entro para ver la oferta hay 124 personas que han solicitado el puesto de trabajo. Lo notable del asunto es que esas 124 personas han solicitado también un puesto como director de cuentas, diseñador gráfico e ilustrador, product manager o social media manager.

 

¿Son personas con un saber renacentista? ¿Son auténticos insensatos que buscan desesperadamente un empleo? ¿Son candidatos que se sienten capacitados no sólo para el desempeño de cosas tan dispares sino que creen que pueden desbancar a alguien con formación exclusiva en un área?

Suplico que la prima baje, que los mercados respeten, que la economía crezca, que los corruptos se paralicen, que las empresas crean, que las inversiones vuelvan, que los políticos dejen de errar… Y que cada uno pueda optar al trabajo que realmente pueda hacer. Y que lo consiga.

¿De verdad saben como acabar con el paro? ¿O eso vendrá solo?

He seguido con cierto estupor parte de algunos discursos en la toma de posesión de presidentes de comunidades autónomas y de ayuntamientos tras las últimas elecciones. Me ha sorprendido que, casi sin excepción, todos hablan de la lucha contra el desempleo como principal objetivo de su mandato.
Y claro, uno se pregunta ¿pero la culpa del paro no es mayoritariamente de Zapatero y de su gobierno?
Llevamos años escuchando el látigo de que el culpable de la profundidad de la crisis es la falta de conocimiento y el desacierto de las medidas del gobierno. O sea, la culpa es del gobierno. Y ahora resulta que los ayuntamientos y las comunidades autónomas tienen recursos para poder luchar contra el paro. Pues luchen. Pero también repartan responsabilidades que, como vemos en el gráfico (primer trimestre 2011), las tasas de desempleados no entienden de tendencias políticas . Y hay buenos y malos datos en todos los bandos (mirad sino la similitud entre Extremadura y Valencia).

Y al final pasará lo que pasa siempre, la situación global mejorará y al cabo de un tiempo mejorará la nuestra, esté quien esté en el poder.